Alimentación complementaria del niño entre 0-24 meses

jun 11 2011

 

Lic. Dolly Mira / Nutricionista / Hospital Universitario de San Vicente Fundación
alimentacion-complementaria-nino

Pie de Foto: Alimentación complementaria del niño entre 0-24 meses

La adecuada alimentación durante la infancia es fundamental para el desarrollo del potencial genético completo del niño. El período entre el nacimiento y los dos años de vida se convierten en crítico para la promoción del crecimiento, el desarrollo y la salud. Las consecuencias inmediatas de la desnutrición durante estos años formativos incluyen en una morbi-mortalidad aumentada y un desarrollo mental retardado.

Ningún alimento por si solo, excepto la leche materna durante los primeros 6 meses de vida, provee todos los nutrientes necesarios para el óptimo crecimiento y el adecuado estado de salud; por ello la alimentación al pecho es sin duda alguna la opción más adecuada para promover la salud integral del lactante y su familia. Durante los primeros 6 meses de vida postnatal, debe ser el único alimento que se le brinde al niño para conseguir el máximo beneficio de sus componentes nutricionales, madurativos e inmunológicos. La lactancia materna ayuda a fortalecer el vínculo madre – hijo, protege al lactante contra infecciones comunes durante los primeros meses de vida, especialmente en los niños que están expuestos a mayores riesgos y ayuda a la maduración del tracto gastrointestinal del bebé.

Los estudios reportan que los niños alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida tienen un crecimiento satisfactorio y no se encuentran pruebas consistente en la literatura que demuestren las ventajas de la introducción precoz (antes de 4 meses) de otros alimentos en la dieta de los niños. Después de los 6 meses de vida no parece haber controversia en cuanto a la necesidad de la complementación de la leche materna tanto en los países desarrollados como en vía de desarrollo.

Para satisfacer los requerimientos del lactante se debe brindar al niño una apropiada alimentación en los primeros años de vida, desde su nacimiento con la leche materna, y a partir de los 6 meses acompañada de unaalimentación complementaria adecuada; la introducción de los alimentos se debe ajustar a la madurez fisiológica del lactante, es decir, al desarrollo de sus riñones, sistema digestivo y psicomotor; logrando prevenir enfermedades y la creación de adecuados hábitos alimentarios.

¿Qué es alimentación complementaria?

La alimentación complementaria son todos aquellos alimentos diferentes de la leche materna que se ofrecen al lactante, una vez ésta no es suficiente como único alimento para cubrir sus requerimientos nutricionales. Esta no debe ser entendida como suspensión del amamantamiento, por el contrario, la alimentación al pecho debe continuarse hasta los 2 años de vida, porque sigue siendo un alimento de excelente calidad, debe ofrecerse antes de brindarle alimentos complementarios al bebé, ya que así, no se desplaza este alimento tan importante para el niño y se asegura la permanencia de la lactancia materna a pesar de la alimentación complementaria. (OMS, 2000).

A partir de los 6 meses de edad los alimentos que se introducen diferentes a la leche materna, deben ser nutritivos, seguros y complementarios a ésta. El lactante pasará en forma gradual y adecuada de una alimentación completamente láctea y líquida, a una alimentación mixta, similar a la que consume su familia, que deberá incluir la mayor variedad posible de alimentos y preparaciones.

Importancia de la alimentación complementaria

El objetivo de la alimentación complementaria es cubrir las necesidades nutricionales y de calorías que tiene el niño, ya que este es más activo y de más edad y la leche materna no es suficiente para aportar dichas necesidades nutricionales.

Si no se satisfacen adecuadamente sus requerimientos, el niño no crece o lo hace más lentamente.

La introducción de otros comestibles a la alimentación del bebé, se debe convertir en un gran evento familiar, porque además de evitar el retraso en el crecimiento, deficiencia de nutrientes y la aparición de enfermedades, se convierte en la alimentación definitiva para el resto de la existencia; además permite al niño el aprendizaje de nuevas consistencias, temperaturas, sabores y ofrece la posibilidad de conocer y disfrutar diversos alimentos y preparaciones que consume la familia, así como determinar gustos y rechazos y brindar a los padres la oportunidad de desarrollar en su hijo una correcta conducta alimentaría (hábitos alimentarios saludables), estableciendo cálidas relaciones humanas que contribuyen además, a su desarrollo psicológico y social.

Durante el proceso de aprendizaje alimentario, es muy importante el acompañamiento inteligente, paciente y amoroso al niño y la vigilancia continua de su estado de salud, crecimiento y desarrollo por parte de sus padres, para que en forma oportuna, se fortalezcan aquellas prácticas de alimentación adecuadas y se definan las acciones necesarias que permitan la modificación o el mejoramiento de aquellas que representen un riesgo para su estado nutricional.

La alimentación complementaria oportuna, adecuada y segura es indispensable para el lactante por las siguientes razones:

  • Complementa la energía y los nutrientes de la leche materna para promover un óptimo crecimiento y desarrollo.
  • Promueve la formación de conductas alimentarías deseables, porque brinda la posibilidad de conocer y disfrutar diversos alimentos y preparaciones.
  • Estimula el desarrollo de diferentes áreas: personal, social y motora.

Riesgos de un inicio temprano de la alimentación complementaria (Antes de los 4 meses)

La alimentación complementaria o la introducción de otros alimentos diferentes a la leche materna antes de los 4 meses es innecesaria y podría representar grandes riesgos para el estado nutricional y la salud del lactante (OMS.1998), como:

  • Disminución de la ingestión de leche materna y desplazamiento de la alimentación al pecho por alimentos menos nutritivos que aún no requiere el lactante, lo cual puede ocasionar desnutrición.
  • Disminución de producción de leche materna en la madre.
  • Deficiente digestión y absorción de nutrientes y diarrea.
  • “Alimentación forzada” debido a que el lactante, por su inmadurez neuromuscular, es incapaz de demostrar saciedad, llevando a la obesidad. (Sobrealimentación).
  • Alergias alimentarías y diabetes mellitus insulina – dependiente (Tipo 1) en lactantes susceptibles.
  • Inmadurez neuromuscular: conllevando a problemas de deglución, aspiración con tos y ahogamiento.
  • Deshidratación.
  • Mayor riesgo de caries dental.
  • A largo plazo hábitos alimentarios indeseables.
  • Contaminación de los alimentos complementarios, que aumenta el riesgo de diarrea y otras enfermedades infecciosas.
RECUERDE:
La alimentación complementaria no debe ser iniciada antes ni después de los 6 meses. Se iniciará en pequeñas cantidades y, tanto la variedad como la cantidad se aumentarán lentamente.
En la alimentación de su hijo, no sólo es importante brindarle los alimentos adecuados y de forma oportuna, sino también el acompañamiento de los padres durante todo el proceso de la alimentación.

Riesgos de un inicio tardío de la alimentación complementario (Después de los 6 meses)

  • Insuficiente energía para apoyar un óptimo crecimiento y desarrollo.
  • Dificultad para la aceptación de otros alimentos.
  • Aumenta el riesgo de malnutrición y deficiencia de micro nutrientes, principalmente el hierro.

Cómo y con qué iniciar la alimentación complementaria

Los alimentos que se escojan deben estar disponibles en la comunidad, tener un costo bajo y ser de uso frecuente en la mayoría de las familias o ser parte de sus hábitos alimentarios.

…ADEMÁS, TENGA EN CUENTA…

1. Lactante de 6 a 9 meses

1.1 Inicie la alimentación complementaria con cereales, verduras ó frutas, teniendo en cuenta introducir las verduras antes de las frutas, para asegurar la aceptación de las primeras.

1.2 Ofrezca el nuevo alimento en pequeñas porciones, empezando por cucharaditas, esta no debe ser metálica, para evitar lesionar al bebé. Coloque una pequeña cantidad del alimento semisólido en la punta de la cuchara, inclinándola un poco hacia el bebé y luego hacia atrás, poniendo el alimento en la mitad de la lengua del niño.

1.3. Al principio no importa tanto la cantidad que coma, sino el hecho de que está aprendiendo a comer.

1.4. Suministre los alimentos con taza, pocillo o cuchara; y evite la utilización del biberón.

1.5. Para alimentar al niño siéntelo cómodamente, con espalda y pies apoyados y de frente a la persona encargada de su alimentación.

2. Lactante de 9 a 11 meses

2.1 Recuerde que la exploración y el juego van de la mano con la introducción de los alimentos. Por lo tanto, permítale al niño que se unte la cara, haga regueros, e inclusive ensucie a la persona al cuidado de su alimentación. Pues esta exploración hace satisfactoria la hora de comer y hace que él conozca lo que se está comiendo.

2.2 Brinde alimentos como trozos de pan, fruta y queso. Evite licuar alimentos sólidos, para estimular la masticación y el desarrollo mandibular.

2.3  A los 9 meses comience a brindarle la yema del huevo, sólo al final del primer año se puede ofrecer el huevo completo, esto debido a la presencia de riesgo de reacciones alérgicas que  tiene la clara de huevo en algunos niños, pues ésta contiene ovo albúmina (proteína con todos los aminoácidos esenciales), proteína que tiene gran capacidad de provocar alergias. Tenga en cuenta ofrecer siempre el huevo cocido, nunca crudo.

2.4 Aumente la cantidad y frecuencia de los alimentos complementarios a medida que el bebé crece y de acuerdo con el desarrollo de sus habilidades motoras.

3. Niño de 1 a 2 años

3.1 La alimentación del niño debe ser variada, incluyendo diariamente los diferentes grupos de alimentos: cereales, frutas, verduras, leche y productos lácteos, tubércu

los y plátanos, carnes, grasas y azúcares.

3.2  A esta edad, el niño consume la misma alimentación de la familia, por lo que se debe tener cuidado con el exceso de sal y azúcar. Si es necesario, la familia es la que debe hacer las modificaciones necesarias a sus hábitos alimentarios.

3.3 Se recomienda que el niño consuma de 5 a 6 comidas por día, ofreciendo entre las comidas principales refrigerios como: yogurt con fruta, torta con leche, jugo natural con galletas, trozos de queso, ensalada de frutas, entre otros.

ESQUEMA DE INICIO DE ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

EDAD ALIMENTOS PREPARACIÓN – RECOMENDACIONES FORMA DE SUMINISTRO TIPOS DE ALIMENTOS QUE PUEDEN SER CONSUMIDOS
0 – 6 MESES LECHE MATERNA EXCLUSIVAMENTE Lactancia materna Alimento ideal, a libre demanda del bebé Líquidos

6 MESES

Cereales: Harina de maíz, de arroz, avena, trigo. Inicie estos alimentos en papillas, preparadas con un solo alimento y con una consistencia semisólida. Más adelante los puede mezclar con otros alimentos en preparaciones con verduras o legumbres. Bríndelos con cuchara y cuando el bebé desarrolle el agarre palmar, puede coger pedazos de galletas, pan u otro cereal. Alimentos en puré
Frutas: Manzana, pera, banano, papaya, guayaba, durazno, melón. 

 

Prepárelas en jugos y compotas. Luego puede darlas en puré o en pequeños trozos.No se les debe adicionar miel y si se utiliza azúcar (evitar en lo posible) hacerlo en pequeñas cantidades. Délas con cuchara o vaso. Cuando el bebé esté un poco más grandecito y tenga la habilidad de coger con la mano, se debe estimular para que tenga un buen desarrollo motor.
Verduras: Zanahoria, auyama, habichuela, arveja, espinaca. Suminístrelas inicialmente en puré o en sopa de una sola verdura mientras se mira tolerancia.También ofrézcalas en trozos pequeños o como parte de otras preparaciones. Bríndelas con  cuchara o pocillo.De igual forma que con el consumo de las frutas, intente darlas en la mano del bebé para que estimule el desarrollo motor.

7 MESES

Tubérculos: Papa, yuca, guineo, arracacha. Délos en puré, (maceradas), sopas cremas, compota y/o trocitos. Ofrézcalos con cuchara o pocillo. Alimentos en puré. Alimentos picados, cortados, tajados, aquellos que pueda coger con los dedos.
Cereales: Arroz, espaguetis, pan, galletas.

 

Prepare estos alimentos en  puré o bríndelos en  trozos. Suminístrelos en cuchara o remojados en migas.

8 MESES

Carnes: Res, pollo, vísceras, no incluir carnes frías por su alto contenido de sal. Las puede adicionar licuadas a las sopas de verduras, cereales o plátanos y tubérculos. Más adelante las puede ofrecer en textura muy blanda como un rollo ó molida y luego en pequeñas trozos. Las puede dar con cuchara, en pocillo ó en  un plato.Debe estimular la masticación y el  agarre palmar y de pinza de los niños, ofreciéndola partida en trozos. Alimentos picados, cortados, tajados, aquellos que pueda coger con los dedos.
Leguminosas: Fríjol, lentejas, garbanzos, arveja. Délas cocidas  y preferiblemente en puré cuando apenas el bebé está empezando el proceso de masticación. Posteriormente, puede dar el grano entero en sopas. Proporciónelas con cuchara.
12 MESES Productos lácteos: Kumis, yogurt, leche entera, quesito.

 

Ofrézcalas después del sexto mes de vida en forma individual, en los intermedios de las comidas principales o adiciónelas a preparaciones con cereales, verduras y/o frutas. Las puede dar con cuchara o pocillo.El queso delo  en trozos para coger con los dedos y para así mejorar el desarrollo motor del niño.
Yema de huevo

 

Delo siempre cocido y tibio, no lo dé crudo. La yema de huevo debe darla con cuchara, inicialmente  en poca cantidad y progresivamente se va aumentando de acuerdo a la tolerancia. Alimentos picados, cortados, tajados, aquellos que pueda coger con los dedos.
Huevo completo

 

Observe la tolerancia de un huevo al día.
Pescado

 

Observe la tolerancia
TODOS LO QUE CONSUME LA FAMILIA


ALIMENTOS QUE DEBEN EVITARSE

  • Hasta el final del primer año evite dar frutas y verduras crudas.
  • Retarde un poco la introducción de uvas, uchuvas y cereal seco para evitar que el bebé se ahogue con las pepas de estas frutas y el cereal.
  • Ofrezca sólo hasta los 3 años: Crispetas, maní, chitos, caramelos duros, pequeños dulces, frutas secas; para evitar que el niño se ahogue.
  • Evite ofrecer con frecuencia  alimentos enlatados por su alto contenido de sodio, y alimentos que contengan cafeína como te, café, colas y chocolate, para no crear adicción.
  • Miel: No se recomienda su consumo, especialmente en los niños menores de 3 años, puesto que la miel fresca sin pasteurizar puede transmitir botulismo, una enfermedad grave del sistema nervioso.

ALERGIAS

Hay alimentos que no conviene incluir antes del año ya que pueden generar alergias cutáneas, especialmente si en la familia hay antecedentes alérgicos, entre ellos se encuentran: clara de huevo, pescado,  chocolate, dulce de leche, cítricos, fresas y kiwis.

Recuerde :

  • La alimentación complementaria es cualquier alimento diferente a la leche materna que le dé al niño en el primer año de vida para cubrir sus necesidades nutricionales. Sin embargo, no indica la suspensión del amamantamiento.
  • La alimentación complementaria debe ser iniciada a partir de los seis meses de vida.
  • La alimentación complementaria promueve la formación de conductas alimentarías deseables, además de que es la oportunidad para que el niño pruebe distintos sabores y texturas y para que determine gustos y rechazos hacia los alimentos.
  • Preferiblemente no adicione sal o azúcar a los alimentos del niño, si lo hace que sea en poca cantidad.
  • La textura de los alimentos debe ofrecerse de acuerdo al desarrollo y la edad del niño, es decir, al inicio en purés, compotas, maceradas y luego en trozos. Teniendo en cuenta también el alimento que se vaya a ofrecer.
  • El nuevo alimento ofrézcalo después de la leche materna.
  • Ofrezca los alimentos en un ambiente agradable, familiar y apropiado a las condiciones del niño y a las habilidades que este tenga.
  • No ofrezca al niño alimentos con temperaturas extremas.

Además:

  • Todos los alimentos deben ser bien preparados y atractivos en cuanto al color, textura, sabor, para que el niño tenga la posibilidad de aproximarse a la comida con gusto.
  • Las mezclas de alimentos aumentan el valor nutricional de las preparaciones.
  • Estimule al bebé a probar nuevos sabores.
  • Ofrezca en la semana sólo uno o dos alimentos nuevos.
  • No ofrezca al bebé frutas en almíbar.
  • Lávese muy bien las manos antes de manipular los alimentos que serán ofrecidos al bebé.
  • Utilice utensilios y recipientes impecablemente limpios.
  • Suministre los alimentos al bebé inmediatamente después de prepararlos.
  • Hasta el final del primer año no dé frutas ni verduras crudas.
  • Nuca obligue al niño para que coma, si el alimento es rechazado se retira de la mesa sin ningún comentario y más adelante se vuelve a ofrecer.
  • No utilice condimentos en la preparación de los alimentos.
  • A medida que el niño va creciendo pasa de una dieta a base de leche a una alimentación variada que incorpora los diferentes grupos de alimentos.

BIBLIOGRAFÍA

  • Ministerio de salud. Guías alimentarías para los niños y niñas colombianos menores de 2 años, Bases técnicas. Santa Fe de Bogotá. 1999.
  • Glinsmann W, Bathalmey S. Directrices Dietarios para Lactantes: un aviso importante.
  • Quintero Sanabria D. Nutrición y alimentación del niño. Una guía práctica para la acción, 2 edición, Colombia, Centro de Atención Nutricional, 1996.
  • Cardona O. L. Alimentación del niño durante el primer año de vida. Medellín, octubre de 2001.
  • Cardona O. L. Alimentación del niño durante el primer año de vida. Medellín, octubre de 2001. p 22
  • Gómez Uribe L.F. Alimentación complementaria del lactante. En: Temas sobre alimentación del niño, 3 edición, Colombia, Universidad de Antioquia, 2003, p 127 – 139.
  • OMS, UNICEF. Complementary feeding of young children in developing counties. 1998. p 8.
  • Parra Sosa B. E. Alimentación complementaria del lactante. Agosto de 2000. p 14.
  • Quintero Sanabria D. El paso de la alimentación materna a la familiar. En: Nutrición y alimentación del niño. Una guía práctica para la acción, 2 edición, Colombia, Centro de Atención Nutricional, 1996. p 31 – 58.
  • Recomendaciones de proteína para la población colombiana, 1998. Necesidades nutricionales del lactante menor de 1 año.
  • Ainciburu M. La alimentación complementaria. URL: http://www.worldfoodscience.org/cms/?pid
  • Sanjurjo P. Disblance nutricional en lípidos y proteínas. URL:htpp://www.avpap.org/documentos/donostia2004/sanjurjo.htm
  • Tejerina Puente A. Alimentación complementaria. URL:http://www.down21.org/educ_psc/alimentacion/complementaria.htm
  • Torrejón S. C, Osorio J, Vildoso F. M, Castillo D. C. Recomendaciones de la rama de nutrición de la sociedad chilena de pediatría. Alimentación en el primer año de vida. URL:htpp://www.scielo.cl/scielo.php?pid

 


Comentar

Inicie sesión para comentar.
Si aún no está registrado ingrese aquí.