runescape money guide
download minecraft free
Roe Finans Forbrukslån 18 År
Profesjonell Radonmåling Nesseby
Kjøpe Boligalarm I Kragerø
Forbrukslån Sparebank 1
http://xn--forbrukslnportalen-dub.com

Trastornos circulatorios de los miembros inferiores

jun 09 2011

Dr. José Andrés Uribe Múnera / Médico – Cirujano Vascular / Servicio de Cirugía Vascular / Hospital Universitario de San Vicente Fundación / Profesor Cirugía Vascular / U. de A.

Trastornos circulatorios

GENERALIDADES

Los miembros inferiores tienen varias estructuras que hacen parte del sistema circulatorio:

1. Arterias: conducen a los tejidos la sangre, los nutrientes y el oxígeno, que proviene del corazón.
2. Venas: drenan hacia el corazón y los pulmones la sangre con bajo contenido de oxígeno y con sustancias de deshecho provenientes de los tejidos.
3. Conductos linfáticos: llevan hacia el corazón sustancias que por su gran tamaño no pueden pasar de los tejidos a las venas y luego al corazón.
Cualquier alteración en el sistema circulatorio produce diferentes enfermedades que son conocidas en el argot popular como “mala circulación”, pero que a nivel médico se conocen como:

1. Trastornos en las arterias: Afectan el 4%-10% de la población.
a. Enfermedad arterial oclusiva crónica
b. Enfermedad arterial oclusiva aguda

2. Trastornos en las venas: Afligen de un 7% a un 50% de las personas durante su ciclo vital.
a. Insuficiencia venosa crónica
b. Trombosis venosa

3. Trastornos en los conductos linfáticos: Poco frecuentes.
a. Linfedema

ENFERMEDAD ARTERIAL OCLUSIVA CRÓNICA

En esta enfermedad, que es producida la mayoría de las veces por la arteriosclerosis, hay bajo aporte de sangre a los tejidos de quince días o más de evolución, debido a una o a varias obstrucciones de las arterias.

Los principales factores que predisponen a una persona a esta patología son: sexo (más frecuente en el género masculino), edad (aparición en los hombres a partir de la quinta década de vida, y en las mujeres desde la sexta), diabetes mellitus 2 (“azúcar en la sangre”), tabaquismo, dislipidemia (colesterol alto), hipertensión arterial (presión alta), insuficiencia renal, sedentarismo, obesidad, enfermedad coronaria (obstrucción de las arterias del corazón), etc.
La mayoría de las personas con esta enfermedad pueden vivir sin síntomas, algunas pueden manifestar dolor en la pierna o toda la extremidad, cansancio al caminar siempre la misma distancia y alteración en su calidad de vida. En algunos  casos, puede presentarse dolor continuo en la extremidad, úlcera o gangrena, estos pacientes presentan un riesgo elevado de perder su extremidad sino acuden al médico para recibir un manejo adecuado.

El tratamiento debe ser realizado por un servicio de cirugía vascular donde se hace:

1. Modificación de los factores de riesgo:
a. Control de la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, la insuficiencia renal, la dislipidemia, etc.
b. Suspensión del tabaquismo.
c. Ejercicio físico frecuente, programado y supervisado: entre media a una hora, tres a cinco veces a la semana.
d. Disminución de peso.
e. Modificación de los hábitos alimenticio

2. Mejoría en el aporte de sangre a los tejidos por medio de:
a. Medicamentos que dilatan los vasos sanguíneos.
b. Procedimientos quirúrgicos y/o percutáneos

3. Control periódico

En la población general se puede prevenir el desarrollo de esta enfermedad con la aplicación generalizada de la “Modificación de los factores de riesgo” mencionada anteriormente.

ENFERMEDAD ARTERIAL OCLUSIVA AGUDA

En estos pacientes, que presentan factores de riesgo similares a los de los pacientes con enfermedad arterial obstructiva crónica o trastornos en la coagulación de la sangre, hay disminución o interrupción súbita de la llegada de la sangre a los tejidos en menos de quince días de evolución, debido generalmente a la obstrucción de las arterias por trombos (coágulos) que viajan por la sangre desde el corazón u otra arteria o que se forman en el mismo lugar, conllevando a la aparición de síntomas tales como dolor súbito intenso en la extremidad, asociada a frialdad, palidez y limitación de los movimientos de la misma.

Estos pacientes deben ser manejados en forma urgente por un servicio de cirugía vascular por el alto riesgo de pérdida de la extremidad y/o de muerte del paciente.

INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA

Se desconoce la causa por la cual se deterioran las paredes venosas y sus válvulas, lo que lleva a dilatación de las venas, hipertensión venosa, cambios en los tejidos y finalmente a ulceración como etapa final de la insuficiencia venosa crónica. Se deben tener en cuenta los factores de riesgo como historia familiar o personal de insuficiencia venosa crónica, embarazo, obesidad, traumas, trombosis venosa previa, uso de anticonceptivos, tumores abdominales, estar de pie o sentado por largos períodos de tiempo, etc.

Los síntomas más frecuentes son: la evidencia de várices o venas dilatadas de diferente tamaño, las cuales pueden ser o no dolorosas; dolor tipo cansancio en las piernas al estar largo rato sentado o de pie, especialmente en las tardes; la hinchazón o edema de pies y piernas; los calambres nocturnos; la pigmentación oscura de las piernas o los pies; las úlceras cerca a los tobillos o en la pierna; o el sangrado secundario a la erosión de una vena varicosa.

Se recomienda la prevención de esta enfermedad con la utilización de soportes elásticos (medias para várices) en todas aquellas personas que presenten los factores de riesgo mencionados.

El tratamiento debe ser realizado por personal calificado en el manejo de esta patología como cirujanos vasculares o médicos vasculares. La compresión elástica de la extremidad (medias para várices o vendajes) y la cirugía son los pilares de la intervención médica.

TROMBOSIS VENOSA (PROFUNDA O SUPERFICIAL)

En esta afección se presenta obstrucción de las venas de las extremidades inferiores por trombos o coágulos. Luego, los trombos (o coágulos) pueden viajar hacia el corazón o hacía los pulmones (embolismo) representando un riesgo muy alto de muerte. Otro de los riesgos de esta enfermedad, es que los coágulos permanecen en las venas y al ser destruidos en forma parcial o total, quedan como secuela insuficiencia de las venas (por lesión de sus válvulas).

Los factores que ponen en riesgo a una persona de sufrir una trombosis venosa son: Patologías del corazón, de los pulmones o de la coagulación sanguínea; los pacientes que han sido sometidos a cirugía recientemente; luego de traumas en miembros inferiores, especialmente si hay fracturas; la postración en cama; los amputados de uno o ambos miembros inferiores; los parapléjicos; quienes tienen familiares cercanos con antecedente de formación de coágulos en sus venas o arterias; pacientes con diabetes mellitus o cáncer; las mujeres embarazadas o luego del parto; la presencia de várices en los miembros inferiores; la realización de viajes largos que impliquen inmovilización; o la utilización de hormonas para planificar.

Las manifestaciones clínicas son dolor y/o hinchazón de inicio súbito en la pierna y en el pie.

Los pacientes deben consultar en forma inmediata a un servicio de urgencias para su manejo, que generalmente es hospitalario.

LINFEDEMA

En esta patología hay daño congénito o adquirido, en los conductos linfáticos de los miembros inferiores que produce la acumulación progresiva de una sustancia llamada linfa en los tejidos la cual provoca edema o hinchazón del pie, la pierna y el muslo que va avanzando conforme pasa el tiempo. Inicialmente, los tejidos son blandos, pero luego al desarrollarse fibrosis se hacen duros, lo que produce crecimiento acelerado de la extremidad con alteración e incapacidad para los desplazamientos, por el gran volumen que alcanza.

El tratamiento debe ser lo más precoz posible para evitar progresión a estados muy avanzados de la enfermedad, siendo la terapia de drenaje linfático y la compresión elástica de graduación alta, los pilares del manejo.

RECOMENDACIÓN

Si usted o algún familiar presenta alguna alteración en los miembros inferiores, por favor consulte lo más pronto posible con un médico especialista, en este caso, un Cirujano Vascular para recibir el diagnóstico y el tratamiento más indicado para su problema. Por favor, no se automedique, cuide de su salud.

3 comments

  1. Alba /

    Buenas tardes doctor Uribe, podría usted decirme ¿qué tan frecuente es que una persona padezca concomitantemente una enfermedad arterial oclusiva crónica y una insuficiencia venosa?

    • San Vicente Fundación

      Cordial saludo.

      La frecuencia con que coexisten la enfermedad arterial obstructiva crónica y la insuficiencia venosa crónica de los miembros inferiores poco se reporta en la literatura. En nuestro experiencia así como en la de otros servicios es muy inusual que se presenten las dos al tiempo. Se exceptúa de ésto, a aquellos pacientes con edad avanzada (mayores de 70 años) que cursan con úlceras venosas de vieja data y que en forma adicional padecen de diabetes mellitus (“azúcar en la sangre” en el argot popular), en quienes en algunas series se ha reportado la presencia de las dos enfermedades hasta en el 50% de los casos.

      En síntesis, lo usual es que los pacientes cursen con una de las dos enfermedades. Cuando se presentan las dos enfermedades es en especial en mayores de 70 años, con úlceras de vieja data y que tienen de base una diabetes mellitus.

      Hasta pronto, y estaré presto a responder otras inquietudes.

      JOSÉ ANDRÉS URIBE MÚNERA
      Cirujano Vascular HUSVF y CESVF
      Profesor Cirugía Vascular U. De A.

Comentar

Inicie sesión para comentar.
Si aún no está registrado ingrese aquí.