minecraft 1.7.7 download
minecraft cracked
minecraft crack
Opp Finans Renter
Hvordan skaffe Advokat Ski
gå raskt ned i vekt treningsplan
Søker Sextreff Haugesund
casinoproffen.com
forbrukslån

¿Cómo detectar si un miembro de su familia es alcohólico o drogadicto?

oct 08 2011

Toxicología Clínica/ Departamento de Epidemiología / Hospital Universitario de San Vicente Fundación
Las sustancias psicoactivas pueden dividirse en dos grandes grupos: las que son socialmente aceptadas (licor y cigarrillo) y las que no lo son (marihuana, cocaína, basuco, éxtasis, pepas, poppers, heroína, entre otras).  De estas sustancia, la de más alto consumo lo constituye el licor. Es preocupante que durante la  Primera Conferencia Nacional sobre el Uso de Drogas Ilícitas realizada en Bogotá, se dio a conocer que el 80% de los estudiantes en Colombia han consumido licor, hasta un 46% consumen tabaco y hasta el 10% de los estudiantes están consumiendo drogas ilícitas; la marihuana ocupa el primer lugar de consumo con el 8%, seguida de la cocaína con el 7%.

A pesar de las cifras anteriores, las estadísticas muestran que hay entre tres y cuatro veces más personas con problemas de alcoholismo que de drogadicción. Se tiene la concepción errada que alcohólico sólo es el sujeto que toma licor diariamente y presenta problemas de salud, económicos y laborales derivados del consumo; sin embargo, el concepto de alcoholismo es mucho más amplio e involucra un gran número de personas que desconocen el hecho de ser alcohólicas. Para saber si una persona es alcohólica, basta con hacerle cuatro preguntas sencillas:

  1. ¿Se ha sentido alguna vez mal o culpable por su manera de beber?
  2. ¿Alguna vez ha deseado disminuir la cantidad de licor que toma?
  3. ¿Alguna vez le han criticado su manera de beber?
  4. ¿Alguna vez ha calmado el “guayabo”, tomando un trago o una cerveza?

Si una persona responde SÍ a tan solo una de las anteriores preguntas, probablemente no tiene problemas con el licor, cualquiera en alguna ocasión en que se embriagó pudo sentirse mal, o ser criticado o decidir que iba a tomar menos; pero cuando se responde afirmativamente a dos preguntas hay riesgo muy alto de ser alcohólico; si se responde afirmativamente a tres o más preguntas, la persona debe considerarse alcohólica y recibir ayuda profesional.

No se requiere de un examen de laboratorio para hacer el diagnóstico de alcoholismo, aunque cuando se documenta algún problema de salud grave derivado del consumo, como por ejemplo: hepatitis, delirium tremens, gastritis crónica o arritmias, entre otras, el paciente debe considerase alcohólico y suspender el consumo de licor para favorecer la recuperación de su salud.

 

Signos y síntomas

Por otra parte y con relativa frecuencia, se tiene la duda de si una persona está consumiendo o no sustancias psicoactivas. Esta sospecha, aparece cuando se detectan ciertos signos y síntomas de carácter físico, psicológico, actitudinal, escolar o laboral:

  • Signos de índole físico: palidez, ojeras, ojos rojos, pómulos hundidos, sudoración abundante, bostezos frecuentes, temblor, habla arrastrada, alteraciones del equilibrio, descuido en la presentación personal, cambio en los hábitos de alimentación, irritación o sangrado nasal; quemaduras o manchas en la boca, dedos, ropa; huellas de punciones de las venas en los antebrazos.
  • Síntomas psicológicos y actitudinales: aislamiento, irritabilidad, ideas persecutorias, hiperactividad, risas inmotivadas, empleo habitual no formulado de gotas para la irritación ocular o de gafas oscuras, aparición de “lagunas” mentales, mala memoria, dificultades para concentrarse y mantener la atención, baja motivación, pérdida del interés por las actividades cotidianas, tendencia al robo y a mentir, cambios en el ciclo de sueño y necesidades injustificadas de dinero.
  • Cambios escolares: indisciplina, agresividad, ausencias injustificadas a clases, fugas, retrasos, pérdidas de útiles escolares, necesidades crecientes de dinero, disminución del rendimiento académico y permanencia durante tiempo excesivo en los baños.
  • Cambios laborales: descuido de la presentación personal, endeudamiento, cambios en el humor, irritabilidad, ausencias injustificadas, llegadas tarde, deficiente rendimiento y problemas de salud frecuentes.

Sin embargo, debe aclararse que la presencia de uno o varios de los anteriores signos o síntomas, no implica necesariamente la existencia de un caso de adicción, pues podría corresponder a un cuadro de enfermedad mental de tipo ansiedad o depresión, que requeriría de evaluación y tratamiento médico; por lo tanto lo más aconsejable es confirmar la sospecha de consumo de drogas, mediante una prueba de laboratorio autorizada por el paciente.

 

Pruebas para detectar adicciones

A diferencia de lo que se cree popularmente, la mejor muestra para confirmar la presencia de sustancias psicoactivas en el organismo lo constituye la orina y no la sangre; la orina es un concentrado de las sustancias tóxicas que se eliminan por el riñón, mientras que estas sustancias se encuentran muy diluidas en la sangre por lo que son más difíciles de detectar. En orina se puede confirmar el consumo de drogas de abuso tales como: heroína (H), cocaína (perico), basuco (base sulfato de cocaína), “éxtasis” (anfetaminas), canabinoides (marihuana), pepas o ruedas (benzodiacepinas) y escopolamina. La excepción a esta regla lo constituye la detección del alcohol etílico, caso en que la muestra más confiable si es la sangre.

 

¿Cómo identificar la clase de consumo?

Es común que una persona consulte con un familiar en el Hospital, para que se le practique un “examen de laboratorio para saber si consume drogas” o “una prueba de tóxicos en orina”, lo cual no es el proceder más adecuado, pues requeriría la realización de una gran cantidad de exámenes de laboratorio, que por la cantidad resultarían costosos. Lo más adecuado consiste en solicitar una cita médica, para que con base en el interrogatorio y el examen físico, se precise cuál puede ser la posible droga implicada y el examen de laboratorio más adecuado; así por ejemplo, en el caso de un paciente que presenta episodios de euforia, risa inmotivada, ojos rojos, apetito excesivo, alteraciones en la atención, concentración y memoria; con mal rendimiento laboral o académico, la sustancia más probablemente implicada sería la marihuana y en consecuencia debería practicársele, el análisis de una muestra de orina para determinación de canabinoides.

En otro paciente que se muestra muy eufórico durante el consumo de licor, tolera grandes cantidades de este, presenta hiperactividad, poco apetito, pobre necesidad de sueño y al día siguiente muestra sensación de debilidad, depresión, temblor en las manos, mal humor, intranquilidad y palpitaciones se debe sospechar el consumo concomitante de cocaína (perico) con el licor.

Ninguna de las sustancias ilícitas permanece de manera indefinida en el organismo, por lo tanto el periodo de tiempo en el que puede detectarse es variable y depende en general, tanto de las características de la droga empleada como de la cantidad consumida y el tiempo transcurrido entre el uso de la sustancia y la toma de la muestra de laboratorio, así:

  • El alcohol etílico se puede detectar en sangre las siguientes 12-24 horas postconsumo.
  • La marihuana durante un mes después de haberla fumada una sola vez y hasta tres meses después en un fumador habitual.
  • La cocaína (perico) y el basuco, 24 horas después, pero hasta 4 días más tarde si el consumo fue muy alto.
  • Las benzodiacepinas (pepas o ruedas) en las 24 horas siguientes.
  • La heroína también se detecta en general hasta 24 horas más tarde, pero en consumos altos hasta 2 días luego es posible que se detecte.
  • El “éxtasis” en las 24 horas posteriores.

Se debe aclarar que ninguno de estos exámenes permite diagnosticar la gravedad de la adicción y por lo tanto el resultado, en general, se expresa en términos de POSITIVO o NEGATIVO, con excepción del licor que si se informa cuantitativamente.

La presencia de cualquiera de estas drogas de abuso en el organismo, debe considerarse siempre una enfermedad delicada, que requiere de tratamiento especializado y multidisciplinario. El Hospital Universitario de San Vicente Fundación cuenta tanto con el laboratorio especializado que ofrece el análisis de sustancias de abuso en orina o sangre, como también con el servicio de Tratamiento de Drogodependencias, para quien desee recibir ayuda para recuperarse de su enfermedad.

Comentar

Inicie sesión para comentar.
Si aún no está registrado ingrese aquí.